La vida de Georg Waitz

La intenci√≥n de Ranke era llenar este vac√≠o, pero no a trav√©s de una historia del tiempo de esos libros, sino a trav√©s de un estudio cr√≠tico y una revisi√≥n de toda la tradici√≥n y un resumen de lo probado y probado en una presentaci√≥n cronol√≥gica. Obviamente, esto no solo fue √ļtil, sino un trabajo absolutamente necesario, y al mismo tiempo uno en el que varios, tan diferentes como podr√≠an ser, podr√≠an estar involucrados.

Los seis que se unieron bajo los emperadores sajones para publicar los anuarios del Imperio alem√°n forman el comienzo de lo que se ha llamado Rankische Schule. Todos los hombres j√≥venes, nacidos en los a√Īos 1812-16; hastaW.Naci√≥ Prusia, la mayor√≠a de los berlineses.

La partida a Italia

¬ęTodos est√°bamos ansiosos por aprender, descubrir, crear¬Ľ, ¬ęQuer√≠amos honrar al brillante maestro, su escuela y a nosotros mismos con nuestro trabajo com√ļn¬Ľ: uno de los miembros m√°s tarde describi√≥ esa vez. Los camaradas criticaron duramente entre ellos.

Sobre todo, W. los más avanzados entre ellos, que también hicieron estudios exhaustivos para todas las demás divisiones, los amigos de la cría y todos, como ellos mismos reconocieron, tenían mucho que agradecerle. Luego, no solo modificó el trabajo de precios en Heinrich I para el propósito ampliado, sino que también se hizo cargo cuando Dönniges tuvo que entregar su parte, K. Otto I, de 951 a 973, debido a la partida a Italia, la finalización agregando Texto y notas y adición de excursiones.

Waitz complet√≥ su doctorado el 18 de agosto de 1836. Su disertaci√≥n ¬ęde Chronici Urspergensis prima parte, ejus auctore, fontibus et apud posteros auctoritate¬Ľreconoci√≥ la independencia de la primera parte de las secuelas posteriores y Ekkehard von Aura como su autor. Con este primer escrito, W. entr√≥ en el √°rea de la cr√≠tica de la fuente, lo que deber√≠a haberle agradecido tanto.

La Monumenta Germaniae historica

En el oto√Īo de 1836, el oficial comenz√≥ para W. , un buen momento, al mismo tiempo, una caminata. Equipado con la recomendaci√≥n de Ranke, recurri√≥ a Pertz en Hannover con el deseo de unirse al personal de la Monumenta Germaniae historica , que en ese momento estaban recurriendo al per√≠odo cuyas fuentes W. hab√≠a tratado principalmente en sus estudios.

W. ten√≠a entrenamiento filol√≥gico cr√≠ticohasta tal punto que Lachmann esperaba que su personal fuera una adici√≥n saludable a lo que le faltaban los √ļltimos vol√ļmenes de Monumenta . W. se present√≥ en Hannover a principios de septiembre de 1836 , y las negociaciones con Pertz r√°pidamente condujeron a un resultado favorable. Despu√©s de que W. arregl√≥ su situaci√≥n en Copenhague, se mud√≥ a Hannover, que ahora era su hogar durante 5 a√Īos y medio.

Pertz pronto reconoci√≥ la fuerza inestimable que hab√≠a ganado en W. , le confi√≥ la edici√≥n del Widukind y pronto le otorg√≥ una influencia en la edici√≥n del conjunto, en la medida en que hizo uso de su consejo asesor sobre la admisi√≥n y el tratamiento de los autores. W. continu√≥ la Direcci√≥n de Fuentes Hist√≥ricas de la Edad Media alemana, creada a los fines de Monumenta , y realiz√≥ concienzuda y cuidadosamente todo su trabajo, grande y peque√Īo.

El testimonio de Waitz

La relaci√≥n con Pertz fue completamente satisfactoria y, seg√ļn el testimonio de Waitz, nunca se vio empa√Īada por la m√°s m√≠nima diferencia personal. Pertz tambi√©n present√≥ a W. a los c√≠rculos de la sociedad de Hannover con los que era amigo, y los recuerdos del consejo de secundaria del P. Kohlrausch crean una imagen tan amigable de sus vidas. W. tambi√©n se sinti√≥ atra√≠do por los intereses pol√≠ticos que hab√≠an conmovido al mundo de Hannover desde el reinado de Ernst August en 1837 .

De vez en cuando un viaje que lo llevó a Gotinga dos veces en 1837, estableció relaciones con los hermanos Grimm y Dahlmann. W. se demoró justo en los días en que la protesta de los siete se estaba preparandoen sus círculos Además de las comunicaciones científicas, sus cartas de Hannover también trajeron noticias políticas a Gotinga sobre el progreso de la lucha por la constitución del estado. Tuvo una segunda aventura con Gotinga relacionada con el trabajo en el anuario.

Las fuentes del período sajón

En los ejercicios de Rankische, al examinar las fuentes del per√≠odo saj√≥n, uno hab√≠a usado la falsedad de eso por JF Falcke en su trabajo en Corvey y por Oberamtmann Wedekind zu L√ľneburg despu√©s de una copia de la biblioteca real en Hannover en sus ¬ęNotas sobre algunos historiadores del Medieval ¬ęVol. I (1821) edit√≥ Chronicon Corbejenseconvencido. La noticia de estas investigaciones hab√≠a llevado a Wedekind, que se aferr√≥ a la autenticidad, a suspender un premio y transferir la decisi√≥n de la disputa a la Royal Society of Sciences.

W. y Hirsch, que se habían unido para trabajar juntos, obtuvieron la victoria, no solo sobre Klippel von Werden, quien defendió la autenticidad y continuó defendiendo, sino también sobre Schaumann, quien, como ellos, reconoció la falsedad y Falcke como había identificado al falsificador, pero detrás de ellos, como explicaba el informe de Jacob Grimm a fines de 1838, se había quedado atrás en orden, calma y consistencia de la evidencia. Con la entrada de W. , el trabajo de monumenta un nuevo repunte.

El archivo de la Society for Older German History, del cual no se hab√≠a publicado nada desde 1831, en los n√ļmeros 5 y 6 del Vol. VI de W. publicado en 1838, trajo una investigaci√≥n m√°s amplia sobre los anales de Hersfeld y un breve ensayo de un √°rea fuente, a quien ha mantenido su inter√©s durante toda su vida. Como estudiante ya hab√≠a tratado con un manual de Berl√≠n de Heinrich von Herford; ahora mostr√≥ c√≥mo Hermann Korner anunci√≥ a este autor, pero luego agreg√≥ citas de fuentes arbitrariamente err√≥neas y confusas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *